Blog

6 beneficios de comer frambuesas

Fecha: 23/Mar/2017

Salud del corazón: Los flavonoides de las frambuesas ayudan a tener un menor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular, incluso en pequeñas cantidades. El alto contenido de polifenoles en las frambuesas también puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares mediante la prevención de la acumulación de plaquetas y la reducción de la presión arterial a través de mecanismos anti-inflamatorios.  Un estudio de la Escuela de Salud Pública de Harvard (EEUU) demostró que “un consumo sostenido regular de antocianinas de las frambuesas puede reducir el riesgo de un ataque al corazón en un 32% en las mujeres jóvenes y de mediana edad”. Por si esto fuera poco, el potasio de esta fruta también apoya la salud del corazón.    Prevención del cáncer: Las frambuesas contienen poderosos antioxidantes que actúan contra los radicales libres, inhibiendo el crecimiento tumoral y disminuyendo la inflamación en el cuerpo. Así, los potentes polifenoles de la frambuesa también nos protegen contra muchos tipos de cáncer, incluyendo el de esófago, pulmón, boca, faringe, endometrio, páncreas, próstata y colon.   Control de la diabetes: Los alimentos vegetales tienen mucha fibra en la piel y, afortunadamente, las frambuesas tienen una gran cantidad de piel y por tanto de fibra que ayudan a mantener estable el azúcar en la sangre. Diversos estudios ha demostrado que las personas con diabetes tipo 1 que consumen dietas altas en fibra tienen niveles más bajos de glucosa; las personas con diabetes tipo 2 mejoran su nivel de azúcar en la sangre, los lípidos y los niveles de insulina, gracias a la ingesta de frambuesas.   Para el cerebro: Varios estudios en animales han demostrado una asociación positiva entre la ingesta de flavonoides de las bayas como la frambuesa y la mejora de la memoria, así como la disminución de la demora en la capacidad cognitiva relacionada con el envejecimiento.   Salud ocular: Los alimentos ricos en vitamina C (como las frambuesas) han demostrado ayudar a mantener los ojos sanos, proporcionando protección contra el daño de la luz ultravioleta. Además, se cree que  desempeñan un papel protector en la salud de los ojos, incluyendo la degeneración macular asociada a la edad.   Para la digestión y la regularidad intestinal: El rico contenido de fibra y agua de las frambuesas ayuda a prevenir el estreñimiento y mantener un sistema digestivo saludable ya que la fibra promueve la regularidad, crucial para eliminar las toxinas del organismo a través de la bilis y las heces. Además, el consumo elevado de fibra está asociado a un menor riesgo de accidente cerebrovascular, hipertensión, diabetes, obesidad, enfermedad coronaria y algunas enfermedades gastrointestinales. Aumentar el consumo de fibra natural ayuda a reducir la presión arterial, los niveles de colesterol y mejorar la pérdida de peso en las personas obesas.

Leer Más[...]

Glühwein: Vino especiado de Navidad

Fecha: 19/Sep/2017

Fuente: http://www.spicescave.com/ El Glühwein o vino de Navidad es bebida típica de la época de Adviento (Noviembre y Diciembre) principalmente de Alemania pero muy común en los países del norte de Europa, es un vino dulce especiado y caliente, muy caliente, que se sube a la cabeza a la misma velocidad que se bebe para combatir el frío, se que esto a los españoles o italianos nos sonará a sacrilegio, pero de verdad que está muy rico y es reconfortante. Suele tomarse en alguno de los múltiples mercadillos navideños (Weihnachtsmarkt) que podemos encontrar en las ciudades alemanas, yo he tenido la posibilidad de probarlo en las Navidades durante mi paso por una empresa Alemana muy conocida en España. Se suele acompañar con unas tortitas de patata frita con compota de manzana – los famosos Reibekuchen o con galletas de jengibre o los bizcochos “mármol” navideños .El Glühwein aromatiza los numerosos Mercados de Navidad (Weihnachtsmarkt) que son una tradición lúdica y comercial de largo recorrido en Alemania para familias, paseantes y viajeros donde se puede encontrar todo tipo de artesanía, como las tradicionales cajas musicales navideñas (Spieluhr) y las igualmente populares pirámides de Navidad (Holz-Pyramide) , además de comida y bebida. Estos mercadillos conforman uno de los eventos de referencia para el periodo de Adviento (Advent), que generalmente comprende los últimos días de noviembre y la mayor parte de diciembre, hasta el día de Navidad.Las recetas de Glühwein varía en su composición dependiendo de la región, algunas incluyen brandy otras vodka, por supuesto las especias cambian frecuentemente, pero la mayor parte de las recetas tienen clavo de olor, canela, otras añaden pasas y almendras y algunas personas le ponen cerezas secas, otras cáscara de naranja seca o fresca, según el gusto. Todo esto se va calentado poco a poco, que no hervido y se puede tomar al instante o como hacen algunas personas que lo añejan. La receta del Glühwein que os dejo es muy fácil y reconfortante, así que espero que la disfrutéis.   Ingredientes    ¼ litro de agua    1 rama de canela cassia    4 clavos de olor    1 estrella de anís estrellado (opcional)    1 limón (la corteza)    60-80 g de azúcar (si es azúcar morena mejor)    ½ litro de un buen vino tinto InstruccionesEn una cacerola cocemos en el agua con todas las especias durante 5 minutos.Cuando esté le añadimos el azúcar y removemos bien para que se disuelva, mientras removemos vamos añadiendo el vino y lo dejamos calentarse despacio pero sin que llegue a hervir hasta que alcance una buena temperatura, lo retiramos del fuego y sacamos las especias. NotasHay que servirlo muy caliente con una corteza de limón dentro.También se puede hacer sin agua, poniendo a cocer las especias en ¾ de litro de vino y luego seguimos los pasos anteriores.

Leer Más[...]

La cocina alemana y sus poco difundidas excelencias

Fecha: 15/Sep/2017

Fuente: http://www.elobservador.com.uy/ Las cocinas cambian de región a región y ofrecen creaciones refinadas y sutiles que subliman la tradición. Los improbables alemanes que vestían el Tracht (traje típico) bávaro en la reciente propaganda por televisión de un conocido supermercado dispararon en mí los nostálgicos recuerdos gastronómicos de mis años en Alemania y me sentí obligado a reivindicar una gran cocina generalmente poco y mal conocida. Excepción hecha de la repostería, reconocida por su gran calidad desde siempre, cuando se habla de la cocina alemana la mayor parte de la gente se imagina rotundos, suculentos y en apariencia un poco rústicos platos de carne y embutidos de cerdo acompañados por un infaltable sauerkraut (adoptado por los franceses con el nombre de choucroute y españolizado como chucrut), papas hervidas y puré de manzanas y maridados con una dorada y espumosa cerveza. Aunque esta visión no está del todo mal rumbeada, pues tanto los productos porcinos como el repollo, las papas, las manzanas y la cerveza son elementos a menudo básicos en las tradiciones culinarias de gran parte de Alemania, en realidad es parcial y limitada. Porque las cocinas alemanas (hay tantas variedades que se debe utilizar el plural) van mucho más allá del sauerkraut, cambian de región a región y además de los sustanciosos platos típicos ofrecen creaciones refinadas y sutiles que subliman la tradición e incorporan componentes y sabores de otras latitudes, en especial del Mediterráneo y del Cercano Oriente. Resulta entonces equivocado considerar a la Deutsche Küche como algo alejado de la denominada Alta Cocina. Ocurre que a partir del llamado "Milagro alemán" de la posguerra, el turismo hacia las soleadas playas italianas y españolas (entre varias otras) propició la incorporación a la gastronomía germana de platos hasta ese momento poco menos que exóticos y ahora con gran difusión popular. Es el caso, por ejemplo, de la pasta, la pizza y los platos de "comida rápida" del Mediterráneo oriental, introducidos en muchos casos por los llamados Gastarbeitern("trabajadores invitados"), eufemismo con el que se designaba a los obreros inmigrantes que hicieron un gran aporte para la concreción del milagro económico. Son abundantes, en general de muy buena calidad y muy concurridos en toda Alemania los restoranes italianos, españoles, chinos, argentinos (muchas veces de uruguayos o con carnes uruguayas), exyugoslavos, griegos, turcos y de las más diversas procedencias. Aparte de la comida callejera al paso, a bajo precio, variada y rica. Pero además, como bien dijo el gran gastrónomo español Néstor Luján, "gracias a la prosperidad que sobrevino después de los padecimientos de la guerra y de los primeros años de la posguerra, se presenta para el viajero el panorama insólito de las grandes cocinas regionales alemanas con platos sorprendentes y exquisitos." Además de las carnes porcina, bovina y ovina, la cocina germana utiliza mucho las de ganso, pato y pollo y se especializa en carnes de caza como las de jabalí, ciervo y liebre, con platos paradigmáticos a escala mundial, mientras que las verduras son otro de sus puntos fuertes, lo mismo que los quesos y otros productos lácteos, sin olvidar la repostería, de enorme y merecido prestigio, subrayó también Luján. Es posible individualizar, grosso modo, en Alemania tres grandes regiones culinarias: la del norte, donde son inevitables y excelentes los platos marineros, la del centro, donde predominan las carnes y las verduras y la del sur, donde reinan los embutidos. Podría agregarse quizás una cuarta, la del este (donde era la RDA), en la que la influencia de la vecina cocina eslava se hace sentir de algún modo. Claro que en todas esas regiones se puede saborear el Eisbein o el Schweinehaxe (dos modos muy válidos de cocinar un majestuoso codillo de cerdo), el Sauerkraut o su hermana Rotkohl (con repollo colorado), las omnipresentes papas (preparadas de múltiples maneras), los variados fiambres (no pocos ahumados) y la cerveza, con la que compite el vino (herencia de los romanos de hace 2.000 años) en las regiones del Rin y del Mosela. Es de rigor destacar varios aportes alemanes a la gastronomía mundial. Aunque después fueron la base de una poco prestigiosa fast food estadounidense, las hamburguesas, como su nombre lo indica, son originarias (por más que algunos lo nieguen) del puerto hanseático de Hamburgo y parientas de las Frikadellen, que se comen en toda Alemania. También son alemanas las famosas salchichas de Francfort (en alemán Frankfurt), los clásicos frankfurters (desde no hace mucho mal llamados aquí con el porteño e inadecuado nombre de panchos) que hace más de un siglo trajeron al Uruguay inmigrantes germanos y que empezaron a "uruguayizarse" en las cervecerías que había en la plaza Independencia. Asimismo, las tortas alemanas están indudablemente entre las mejores del mundo, empezando, por ejemplo, con la Apfelstrudel, las Käsetorten (con el delicioso queso Quark, parecido a la ricota pero mejor que ésta) y la fantástica Schwarzwälder Kirschtorte (torta de la Selva Negra con cerezas y chocolate) y terminando con la Marmorkuchen (tortamarmolada), todas de amplia difusión internacional. Si de algo sirve mi experiencia de los años vividos en Alemania y de las posteriores visitas a mis hijos y algunos de mis nietos que allí siguen viviendo, aquí van algunas recomendaciones para un eventual viajero. En el norte es absolutamente imprescindible ir a la Fischerhaus en el puerto de Hamburgo, donde pueden comerse excepcionalmente frescos y sabrosos lenguados, rodaballos, bacalaos y otros peces y mariscos de los mares del Norte y Báltico, amén de los clásicos Rollmöpse (filetes de arenque enrollados con cebolla y pepinillos en su interior). También en Bremen se pueden saborear notables platos de pescado y frutos de mar, aparte del típico Grünkohl mit Pinkel(repollo crespo guisado con el gustoso chorizo Pinkel). En las ciudades del oeste alemán, sobre todo las vecinas a Francia y Bélgica, entre ellas la verde y añorada Bonn (donde fui corresponsal extranjero siete inolvidables años) y la cosmopolita Köln (Colonia), ambas fundadas por los romanos, lo mismo que Trier (Tréveris).la más antigua ciudad del país y cuna de Carlos Marx, se nota la influencia de la gastronomía francesa, pero hay platos locales que deben probarse junto con los bonísimos vinos blancos renanos. En pleno centro de Bonn, en la Markplatz (Plaza del Mercado) hay un restorán histórico, el varias veces centenario EmHöttche, donde solía comer un hijo dilecto de la ciudad, Ludwig van Beethoven. El Eisbein que allí se sirve es memorable. Y si se acompaña con la cerveza clásica de Colonia, la Kölsch, clara, con sabor frutado y aroma de lúpulo, mejor aún. Más que recomendables los platos de cordero, de espárragos y de hinojo (de una delicadeza y sabor únicos) de otrorestorán de la ex capital alemana, Im Stiefel, junto a la casa natal de Beethoven. También es de primera calidad allí una especialidad renana, la Rheinischer Sauerbraten, de carne vacuna estofada con cebolla, puré de tomate, caldo de verduras, vino tinto, vinagre, crema ácida, almendras y pasas de uva y aderezada con laurel, clavo de olor, bayas de enebro y pimienta, con guarnición de Apfelmus (puré de manzanas), Klöse (una especie de albóndiga de papa) o Spätzle(fideos con huevo, típicos del sur del país) o papas preparadas de muy diversas maneras. Pero la cantidad, calidad y variedad de los platos y productos alimenticios alemanes es casi inagotable y si se recorre de norte a sur y de este a oeste la oferta gastronómica es impresionante e imposible de reseñar en un artículo periodístico. Agreguemos sólo algunos nombres como los del fabuloso jamón ahumado de Westfalia, las costillas de cerdo ahumadasKasseler de Berlín, las salchichas blancas Bratwurst o Weisswurst, la ahumada Bockwurst o las de Nuremberg y el exquisito paté de hígado de cerdo Leberwurst, los salames de Baja Sajonia y Hannover, los panes integrales y con semillas varias y el Pumpernickel de centeno y las salsas de rábano picante o con eneldo. Tampoco se pueden obviar especialidades como los Rotkohlrouladen mit Tomatensosse (niños envueltos de repollo colorado con relleno de carne picada, en salsa de tomate), el singular Himmel und Erde (Cielo y Tierra) con deliciosas morcillas, los variados e creativos platos de verduras, el Schweinebraten, con paleta de cerdo, el Gulasch de origen húngaro pero nacionalizado alemán, el ganso asado con manzanas y la clásica Zwiebelnkuchen, (tarta renana de cebolla) que se acompaña con copas de Federweisser (mosto de vino blanco) y los postres de sémola con cerezas, grosellas y frambuesas, como la Rote Grütze. Y ¡qué decir de los vinos y de las cervezas de Alemania! Dan para otro artículo largo como éste. Debo dejarlo para otra oportunidad. En síntesis: ¿no les parece que vale la pena hacerse una gira gastronómica por Alemania?

Leer Más[...]

Mermeladas con sabores de frutas exóticas ganan terreno en el mercado alemán

Fecha: 12/Sep/2017

Fuente: http://www.procolombia.co/ Los dulces para untar tienen una importante participación en la mesa de los alemanes. Dentro de los tipos de productos que se pueden encontrar están los hechos a partir de nueces, la miel y las confituras, las jaleas y las mermeladas. ProColombia encontró oportunidades de exportación para las empresas que procesan estos comestibles. Estas tres últimas hacen parte indispensable del desayuno de gran parte de los alemanes y se estima que el 90% de ellos consumen este tipo de alimentos entre una vez al día y una vez a la semana. Sabores como fresa, frambuesa, durazno, cítricos, así como mezclas de frutas exóticas y tropicales, como maracuyá, papaya, mango y piña, tienen fuerte demanda en este nicho, lo que se convierte en una oportunidad para que los empresarios colombianos de este sector puedan ingresar (con beneficios arancelarios) al mercado alemán, de acuerdo con un estudio de mercado hecho por ProColombia. Teniendo en cuenta la gran competencia que existe en este segmento los sabores exóticos ganan una buena participación, puesto que son más relevantes para la industria. Estos se han incorporado principalmente como mezcla con los sabores tradicionales. Un ejemplo son fresa-limón y cereza-mandarina. En Alemania hay una predilección por los productos regionales, pues tienen un menor impacto en el medio ambiente. En esta medida, las marcas hacen especial énfasis en usar frutas de la región dentro de la producción de sus confituras. Sin embargo, ante la gran competencia, toma importancia incluir productos innovadores. En este punto es donde los sabores exóticos son más relevantes para la industria. Estos se han incorporado principalmente en mezclas con los sabores tradicionales. Un ejemplo son las combinaciones de la marca Mövenpick, perteneciente a la empresa Schwartau, que ofrece sabores como: frambuesa-mango, mango-albaricoque, frambuesa-maracuyá y durazno-maracuyá Esta compañía tiene dentro de su gama más económica (Samt) una mermelada de mango. Otras marcas representativas en el mercado alemán también han incluido en su oferta este segmento, pero aún con pocas alternativas. Es el caso de Zentis, segunda en participación dentro del mercado, que aunque cuenta con una amplia gama de confituras solo tiene una variedad que incluye frutas exóticas, con una mezcla de durazno, mango y maracuyá. Ofrecer un producto con gran sabor y bajo en calorías es clave La tendencia en cuanto al sabor ha pasado de lo dulce a lo frutal. En esta medida, los consumidores actualmente prefieren mermeladas que tengan un sabor a fruta intenso y menos azucarado. Esto se puede ver reflejado en las variedades de confituras con alto contenido de fruta que es del orden del 75%. La miel es el tipo de dulce para untar que ha tenido mejor desempeño y su éxito se debe a que se considera natural, lo cual es una característica muy importante en el mercado alemán. Los beneficios para la salud de los productos son una de las estrategias de venta de algunas marcas del segmento alto. Aun así, dado que el sabor es la principal característica requerida por el consumidor es importante que se le de prioridad. Actualmente, el endulzante más usado en la elaboración de mermeladas es el azúcar. Sin embargo, por el aumento de la importancia de la salud dentro de los parámetros de consumo de los alemanes, han aumentado las mermeladas con endulzantes naturales. Hay marcas que están utilizando mezclas de azúcar con fructosa, stevia u otros endulzantes bajos en calorías, ofreciendo un producto con un contenido calórico menor que en versiones estándares, pero no ausente de azúcar. Esto representa una oportunidad siempre y cuando se puedan ofrecer mermeladas con ingredientes exóticos que estén dentro de la categoría de productos especiales, y que además sea una opción baja en calorías, sin olvidar que no se puede sacrificar el sabor en este segmento. Sobre el mercado alemán En 2014 las ventas de confituras, mermeladas y jaleas fueron de 129.940 toneladas que representaron los 590,3 millones de euros, mostrando un crecimiento de 3% con respecto al año anterior. Además, se estima que al año los consumidores alemanes fabrican 150.000 toneladas extra de mermelada en la casa, lo cual muestra la importancia del producto dentro del consumo de alimentos en este mercado. Dado a que se trata de un mercado maduro se espera que las ventas a nivel de volumen se mantengan estables. Sin embargo, se estima que el valor de las ventas de esta categoría siga creciendo, ya que los consumidores están prefiriendo productos premium. Los supermercados son el canal de entrada Los principales canales de venta de este tipo de productos son los supermercados, especialmente los de descuento. Así que es clave que los exportadores cuenten con una capacidad de producción que les permita llegar a estos. Vale la pena mencionar que algunos supermercados de descuentos ofrecen productos en cantidades limitadas durante épocas especiales del año, como navidad y pascua. Lo que se convierte en una oportunidad para las empresas colombianas que no puedan tener una producción mayor para satisfacer grandes demandas. Además, para entrar a este nicho es importante tener en cuenta que el precio es un factor clave, éste debe ser lo más competitivo posible. Por lo general los supermercados no importan directamente, sino que exigen que se hagan entregas semanales en sus centros de distribución. Y, como clientes directos, estos tienen exigencias importantes en cuanto a la logística, etiquetado y empaque de los productos. Por lo anterior, es necesario que haya una persona encargada a nivel local de coordinar estos temas, así que la recomendación es tener una representación en el mercado que se encargue de la distribución, o contar con un importador. Existen páginas de internet especializadas en productos gourmet que también pueden ser un canal importante para este tipo de productos, como MaríaDrexler.com. Ferias y asociaciones de interés Hay varias asociaciones que pueden ser de interés para quienes quieran entrar al mercado alemán. Una de estas es la Asociación Federal de los minoristas de víveres de Alemania, organización que tiene como miembro a las principales cadenas minoristas del país, como Rewe, Edeka o Markant, y es la creadora de la feria Anuga. Además, está la asociación Corpus Culinario que asocia especialmente a almacenes de delicatesen. Ésta es de especial interés en la medida en la que agrupa a los potenciales compradores de productos de gama alta y especializados.La feria más importante de alimentos procesados en Alemania y una de las más importantes del mundo es Anuga. Aquí se exhiben productos procesados de todas las gamas, tanto para uso industrial como para bienes terminados, incluyendo mermeladas. PLMA International es una feria enfocada en las marcas blancas y recibe a muchos supermercados y a otras cadenas minoristas interesados en buscar proveedores para sus productos. Ésta es muy importante por su enfoque en producción, convirtiéndose en un escenario importante para Europa. En la feria Biofach, llevada a cabo en Núremberg, se exhiben productos orgánicos y está enfocada principalmente en los alimentos procesados. Así que si se tienen mermeladas orgánicas este es el espacio ideal para exhibirlas, ya que los compradores de este nicho, no solo de Alemania sino de Europa en general, están concentrados en esta feria. Fruitlogisica es la feria de productos frescos más grande del mundo y se celebra anualmente en Berlin. Si bien el enfoque de esta feria son los productos frescos, también hay un espacio para los intermedios y los terminados, lo que permite que también sea una vitrina para las mermeladas.  

Leer Más[...]

10 Postres típicos de Alemania

Fecha: 08/Sep/2017

Fuente: http://www.vuelosbaratos.es/ Nos gusta comer bien y sobretodo buscamos un buen postre para celebrar reuniones familiares, momentos especiales y cuando viajamos. Es una manera más para conocer otro país, su gente, tradiciones y costumbres. La comida alemana varía de una región a otra y así, sus postres, son muy distintos de un lugar a otro del país. Algunos son muy conocidos y se han extendido al resto del mundo, como ocurre con la gastronomía de otros países. Otros, son menos conocidos popularmente y son más difíciles de probarse fuera de Alemania. Hay que tener en cuenta también que Alemania es uno de los países del mundo con mayor número de productos lácteos y eso se traslada a su repostería. Visitar una buena pastelería alemana es entrar en otro universo: tienen más de trescientas tartas, pasteles y postres que clasifican, como para tomar entre horas, como postre de mesa y más, por no hablar de sus panes. Les gustan mucho los productos naturales, las frutas, mousses y cremas. La mayoría de los postres alemanes tienen como elementos de acompañamiento helado, chocolate y frutas , o distintas combinaciones de estos productos. Los alemanes son muy aficionados igualmente al queso que incorporan también a su recetas, como parte de las mismas o como acompañamiento también. Lo cierto es que el helado, por ejemplo, les encanta y lo toman todo el año, también en invierno a pesar del su frío clima. Pasamos a contaros 10 postres estupendos, típicos de Alemania y además, vamos a comentaros algo sobre sus orígenes, -que a veces tiene que ver con la historia y anécdotas de algunas ciudades alemanas-, y algunos lugares en concreto en los que podéis comprarlos o probarlos cuando viajéis allí. 1. Baumkuchen El aspecto del Baumkuchen recuerda al típico bizcocho de toda la vida con el hueco en medio, pero tiene sus peculiaridades: este postre típico alemán no lleva levadura. Se conoce también con el nombre del Rey de las Tartas , en alemán ”Köning der Küchen”. Su nombre traducido viene a significar “pastel de árbol” aludiendo a los estratos que se vé en los troncos de los arboles cuando se cortan, porque este postre está hecho por capas, una a una, pudiendo llegar hasta las 25 capas. Es difícil de preparar, aunque con paciencia y una buena sartén hay quien lo cocina en casa, a la vieja usanza, siguiendo la receta tradicional. Es un postre típico original de la zona de Sajonia . Hay recetas de este postre del siglo 15 y se popularizó cuando el Rey Federico Guillermo IV de Prusia lo probó en Salzwedel. Su receta era un secreto muy bien guardado hasta hace unos años: es esponjoso como un bizcocho hecho con mantequilla, vainilla, huevo, azúcar, harina, almendras, limón con un toque de miel y/o algún licor y suele llevar una fina capa final de chocolate glaseado. Dónde probarlo: La pastelería Konditorei und Cafe Buchwald de Berlín , de 160 años de antigüedad, es famosa por sus postres y su especialidad es el Baumkuchen. Está en Bartningallee número 29 , en Berlín en el distrito 10557. En Salzwedel , uno de los locales cuya especialidad es el BaumKuchen , que lo cocinan según la receta original de 1807 del fundador de la casa Andreas Dorothea Schernikow, está en St. Georg-Straße 87, es la Erste Salzwedeler Baumkuchenfabrik – 29410 Salzwedel 2. Kaiserschmarrn El Kaiserschmarrn es uno de los postres típicos sobretodo de la zona sur de Alemania, se come mucho en Baviera, el Tirol y en Austria. Su origen viene de la época del antiguo Imperio Austrohúngaro . Como se aprecia en las imágenes, se trata de una especie de crepes o pancakes con uvas pasas, manzana, almendras y azúcar que se mezclan con mermelada o confitura cubriéndolo. El Kaiserschmarrn se suele servir acompañado de frutas de temporada troceadas, depende la zona y época del año, las frutas varían y también se suele servir con helado. Se come mezclando el postre, que normalmente se sirve tibio, con la mermelada y acompañado con el refrescante sabor del helado. El nombre Kaiserschmarrn es una palabra compuesta de Kaiser con “schmarrn”, una palabra coloquial que se usa en Baviera y en Austria para señalar que algo te gusta con locura ; y este postre volvía loco al Emperador Francisco José I de Austria , de ahí su nombre. Hay varias versiones sobre sus orígenes, una cuenta que la mujer delEmprerador Francisco José I, la famosa Sissi , mandó a sus cocineros preparar un postre que le ayudará a conservar la línea; al ver el postre, dijo que era demasiado rico y su marido acabó comiéndose su ración y la de la Emperatriz. Otra versión, cuenta que el Emperador y su mujer viajaban camino de Austria cuando pararon en la casa de un campesino para comer. El hombre se puso tan nervioso por la inesperada visita que mezclo todos los ingredientes que tenía a mano para hacer un postre improvisado, y por los nervios al servirlo, se le rompió en pedazos, así que para presentarlo mejor le echo mermelada de ciruela por encima . El Kaiser quedó encantado. Donde probarlo: El restaurante Gasthaus Heimgarten de Marnau Hehendorf, al Sur de Múnich, tiene como especialidad de la casa este postre, que lo sirven con mousse de manzana. Está en Partetkirchner Str. 10, 82418 Marnau- Hehendorf, Alemania. Si van a Múnich para la Oktoberfest , verán que montan carpas y puestos donde poder probarlo. Es muy popular. 3. Apfelstrudel o Pastel de Manzana El Apfelstrudel, Apple Strudel o pastel de manzana , es quizá el más internacional de los postres alemanes y como el Kaiserschmarrn , muy típico de la zona del Sur de Alemania y Austria y se consume desde el Siglo 18. Es un clásico, que también se popularizó durante el Imperio Austrohúngaro, aunque sus orígenes primeros, parece ser vienen del mundo árabe y del Imperio Otomano. Cómo conocemos, es un hojaldre relleno de compota de manzana con pasas, canela y un toque de ron, que se suele servir caliente, con crema de vainilla o unas natillas ligeras o helado para acompañarlo. Hay diferentes variantes de relleno, con o sin alcohol, pero sus ingredientes característicos base son la manzana y la canela para el relleno y el hojaldre que lo envuelve. 4. Schwarzwälder Kirschtorte o Pastel de la Selva Negra  La tarta o pastel de la Selva Negra o Schwarzwälder Kirschtorte en alemán, es uno de los postres más preciados en la cocina alemana. Es originario de Baden , en la baja Sajonia, aunque existe una disputa sobre el origen exacto de esta tarta tan famosa y popular, que encanta a los niños, y no tan niños. Lo cierto es que Suiza reclama la autoría de esta tarta, que ellos atribuyen a Josef Keller del Cantón de Basilea y datan a este postre, tal y como lo conocemos, en 1915. Por otra parte, es una tarta muy tradicional en todo el país alemán y hay documentación de este postre desde hace muchas décadas. Alemania hizo una lista de sus postres más populares en 1949 y quedó entre los 15 primeros y está considerado entre los postres tradicionales del Valle del Rin desde finales del Siglo 19. En cualquier caso, esta tarta es famosísima, a todos nos resulta familiar y resulta deliciosa y muy tentadora. El récord del mundo de la mayor tarta Selva Negra, tuvo lugar en el 2006 en el Europa Park de Rust , que está 35 km al norte de Friburgo , Alemania . Donde probarlo: Un buen sitio donde probar la Schwarzwälder Kirschtorte en Alemania, es el Café Schafer en la calle Hauptstrasse 33, de Triberg , en el distrito de Selva Negra-Baar a 50 kilómetros de Friburgo, de donde dicen proviene la receta original en Alemania. La Oficina de Turismo está en Wallfahrtstraße 4, 78098 Triberg. 5. Welfenspeinse o pudin de Welf  El Welfenspeinse o pudin de Welf , como su nombre indica, es un pudín que consta de dos capas. La capa inferior lleva como ingredientes leche, huevo y vainilla y la superior, una crema de huevo, vino blanco y limón y se coloca sobre la base, una vez se ha enfriado. El nombre de este postre alude a los colores de la Casa de Welf o antigua Casa de Baviera, los Welfos o Güelfos , blanco y amarillo. Los Güelfos son una dinastía europea que incluye nombres conocidos de la monarquía alemana y británica, como Jorge I de Inglaterra o el actual marido de Carolina de Mónaco , Ernesto Augusto de Hannover , que es su máximo representante ahora mismo. Donde probarlo: En la actualidad el Welfenspeise sigue siendo un postré típico habitual en la zona de Hannover y normalmente se incluye en las cartas de postres y menús de sus restaurantes. Un lugar recomendado donde probarlo es Der Gartensaal , en el número 2 de la plaza Trammplatz en Hannover. 6. Berlinesas o Berliner Krapfen Las Berlinesas o Berliner Krapfen son muy conocidas en todo el mundo con diferentes nombres. Son las típicas bolas rellenas de crema -nata u otros ingredientes- que luego se fríen y se les espolvorea azúcar. Su origen está en el Sur de Alemania y en Austria . En Alemania reciben sobretodo el nombre de berlinesas “Berliner” o Ballen, aunque en algunas zonas se les llama fastnachtsküchelchen o Faschingkrapfen , que quiere decir pasteles de Carnaval. La marca que las ha hecho muy populares en todo el mundo desde Estados Unidos es muy conocida, “donuts”. Donde probarlo: Un buen sitio donde tomarlas en Alemania es el Café Luitpold de Múnich , un clásico de la ciudad que se inauguró en 1888 y se reabrió en 1948 después de la Segunda Guerra Mundial. Este café restaurant es además interesante porque hacia 1911 lo frecuentaban los artistas del Grupo Azul , fundado por Vasily Kandinsky y Paul Klee . Está en la calle Brienner Str. 11 y tiene una pastelería espectacular. 7. Quarkspeise El Quarkpeise no es un pudín, tampoco es un flan. El elemento base es el queso quark que le aporta su especial textura y se mezcla con fresas, arándanos, limón, nata y pistachos… aunque en la actualidad uno de los ingredientes con los que más se mezcla es el ruibarbo. El Quarkspeise es un postre habitual, y se puede probar en cualquier restaurante; Lo venden también en muchas pastelería y panaderías. 8. Grutze Rote Esta mezcla de frutas rojas es un postre muy popular en el Norte de Alemania y en los países Escandinavos. Está hecho de grosellas negras y rojas, frambuesas y fresas o cerezas, que se cocinan en su jugo y se van espesado con un poco de maicena o harina de maíz. También se les añade licor. Se sirve con yogurt, salsa de vainilla o nata. Antiguamente se cocinaba añadiendo sémola y jugos de fruta, sin añadir las frutas enteras. Era una masa más compacta, y el postre original tenía una consistencia más pesada para la digestión, pero esto explica su nombre, que significa “arenas rojas” traducido del alemán. Ahora se ha depurado y hay varias variantes de la receta original. 9. Käsekuchen o Pastel de Queso El Käsekuchen o Pastel de queso típico de Alemania se diferencia de la tarta de queso cheesecake americana, en que la versión alemana se usa queso cottage o requesón y la base es de masa de galletas sino masa quebrada. En algunas zonas de Alemania central lo llaman Quarktorte und Kaskuchn, se han encontrado recetas alemanas de este postre de 1598 en Suabia (Baviera) y se suele acompañar con unacompota de frutas. 10. Frankfurter Kranz El Frankfurter Kranz o Corona de Frankfurt, es el postre típico de la ciudad del mismo nombre. Es una tarta de crema, con varas capas de bizcocho, con crema de mantequilla entre capa y capa y recubriéndolo. Se espolvorea la capa final con almendras, avellanas y/o nueces troceadas y como adorno, suele llevar guindas. El relleno puede llevar también alguna mermelada y se suele servir acompañado de helado y chocolate líquido. Sus orígenes son del siglo 18 y durante la Segunda Guerra Mundial cuando había escasez de mantequilla, la superficie se cubría con yema de huevo azucarada, manteniendo ese toque de aspecto de corona que tiene esta tarta. Se toma mucho en las celebraciones familiares. Donde probarlo: Un sitio donde probarlo es el Café del mismo nombre Frankfurter Kranz, que está en la calle Sandweg 22, en Frankfurt 60316, Alemania.

Leer Más[...]

Tipos de salchichas alemanas

Fecha: 05/Sep/2017

Fuente: http://sobrealemania.com Uno de los tópicos más citados sobre Alemania es que son la tierra de la cerveza y las salchichas. Lo primero, con permiso de la gran nación cervecera que es Bélgica -punto polémico, desde luego- y lo segundo sin duda alguna. Uno de los primeros problemas culturales que nos encontramos los españoles cuando llegamos a Alemania es comprender qué quieren decir cuando hablan de Wurst, una palabra que nosotros traducimos como salchicha pero que designa una realidad mucho más compleja en alemán. Para empezar, digamos que wurst es toda clase de “preparado” de carne de cerdo o de vacuno aderezado o adobado de diferentes maneras. A partir de ahí se disparan las posibilidades y las variaciones regionales e incluso locales. Trataré de hacer una lista de las más significativas, dejando al margen las especialidades que se forman con una de las salchichas “básicas” y un tipo de salsa, como la currywurst. De momento empecemos por las más conocidas: – Bierwurst: Es un tipo de embutido aderezado con diferentes frutas del bosque -enebro y cardamomo-. – Blutwurst: Como su nombre indica, es una “salchicha de sangre”, es decir una especie de morcilla que se puede cocinar o comer curada. – Bockwurst: Hecha a partir de carne de cerdo, vaca, pollo o pavo picada muy fina, aderezada con sal, pimentón y pimienta blanca. Es una de las salchichas -tal y como entendemos el término en español- más gruesas y se suele cocer antes de comer. – Bratwurst: Parte fundamental de la dieta tradicional alemana, esta variedad de salchichas están normalmente hechas de carne de cerdo o ternera picada muy fina y adobada en diferentes especias que cambian según la región -pero son comunes la nuez moscada, la pimienta e incluso el jengibre-. Junto con el Chucrut -repollo hervido y macerado- y la cerveza forma el tópico alimenticio más repetido sobre Alemania. – Frankfurter: La salchicha que más renombre internacional ha conseguido, aunque la Frankfuerter alemana no tiene nada que ver con las “salchichas Frankfurt” que podemos comprar en cualquier supermercado español. La receta más apreciada usa magro de cerdo muy bien picado y con tocino, todo ello ahumado para intensificar el sabor. Normalmente se prepara hirviéndola en agua. – Wienerwurst: Hecha a base de carne de vacuno y de cerdo sazonado con cilantro y ajo. A pesar de llamarse “salchicha vienesa” no se sabe con seguridad de dónde viene esta receta. – Weißwurst: Literalmente “salchicha blanca”. Esta deliciosa salchicha está preparada con carne de ternera o de vacuno y cerdo, diversas especias y huevos. Es una especialidad bávara y suele comerse -en Bavaria era tradición “desayunarla” a las once de la mañana- con mostaza dulce, un bretzel -lazo de pan- y una buena cerveza.

Leer Más[...]

El pan en Alemania

Fecha: 25/Aug/2017

Fuente: http://cronicasgermanicas.com/ Compartir en un post el universo entero del pan alemán es una tarea imposible. Casi necesitaríamos abrir un nuevo blog. Además, si nos comemos todo el pan de golpe nos dará un empacho imposible de digerir. Así que he pensado que lo mejor es ir conociéndolo poco a poco y presentando a todos sus protagonistas de la forma que se merecen, con sus respectivos minutos de gloria. En distintos artículos. Avanzo que ni yo misma sería capaz de escribir hoy un artículo entero en el que se contemplase todo el tema del pan en Alemania. Conforme vayamos descubriendo nuevos protagonistas los traeremos en un nuevo post. Incluso tú puedes animarte a compartir lo que conozcas si gustas! Es importante remarcar que compartiremos los nombres de los panes que tenemos en la zona en la que vivimos, pero será muy enriquecedor poder conocer cómo se llaman en el estado alemán en el que tú resides si se da el caso de que son distintos. Lástima que transmitir ese exquisito aroma a pan a través del blog no se haya inventado aún… Das brot Una de las cosas que más me sorprendieron al llegar a Alemania fue la duración del pan. Siempre estaba acostumbrada a comprar pan del día, puesto que {y que no se me ofenda ningún panadero español} el pan en Barcelona sólo dura un día. Al día siguiente ya no vale nada. Será porque la fórmula es distinta, será porque se utilizan otros ingredientes, será porque se hornea diferente, será porque se consume menos barra y más pan de molde. Sea por lo que sea, en Alemania puedo comprar el pan y guardarlo hasta 4 días sin que apenas pierda frescura. Obviamente el primer día es el más fresco, pero si lo pides sin cortar, bastará con quitar la primera rebanada y seguirá siendo fresco. Aquí vendrá la primera pregunta que nos harán en Alemania, en este caso en la panadería: Geschnitten oder am Stück? Lo primero {Geschnitten} significa “cortado en rebanadas”, mientras que “am Stück” se refiere a “de una pieza”. A no ser que vayas a preparar algo en casa para muchos comensales ese mismo día, que es ideal que te corten el pan en la panadería en rebanaditas perfectas, mi recomendación es que lo pidas “am Stück”, así te durará mucho más fresco. Empezaremos por el principio. das Mehl {la harina} Una vez sabemos que el pan en alemán tiene género neutro, das Brot, vamos con lo que caracteriza a cada tipo de pan: sus ingredientes. Y si algo comparten en común la infinidad de tipos de pan que podemos encontrar en Alemania, es que la harina es uno de los principales. El primer día que vayas a comprar harina en Alemania te llevarás un pequeño susto. Más que nada porque en este país existen multitud de números distintos en las harinas. La razón se debe a que se obliga a declarar la cantidad de gluten por ley, cosa que a día de hoy no ocurre en España. Básicamente encontramos: + Type 405: harina de fuerza de trigo+ Type 550: harina blanca de trigo+ Type 1050: harina semiintegral de trigo+ Type 630: harina blanca de esbelta+ Type 1150: harina semiintegral de centeno Cuanto más bajo sea el número del tipo de harina, menos fibra contiene. Si quieres conocer para qué se utiliza cada harina y más detalles sobre cada una de ellas te invito a leer este post sobre el significado del número de las harinas en Alemania. Hoy presentamos el Weißbrot, así que mencionaremos los 3 primeros tipos, correspondientes a: Weizenmehl + El Type 405 es la mejor opción de harina si lo que queremos es hornear pastas y pasteles+ El Type 550 será nuestra mejor alternativa para hornear panecillos+ El Type 1050 lo escogeremos para hornear pan Weißbrot El pan blanco se obtiene básicamente de la mezcla de harina y agua. No es precisamente el más típico quizá, puesto que Alemania es conocida por sus panes de color algo más oscuro, pero está en el surtido y hemos decidido empezar por aquí. Pariser Nuestro primer protagonista se llama “Pariser”. Sí, algo tiene que ver con influencias francesas, puesto que es una especie de mega-baguette. Con ligera corteza y tono tostado por fuera esconde en su interior una sabrosa miga blanca. Wasserkapsel Así se denomina lo que hemos conocido toda la vida como “el pan tipo pan Bimbo”. Si no vives en España y no sabes a lo que me refiero indícamelo en los comentarios al terminar el post e intentaré explicarme mejor. Delicioso para las tostadas con mantequilla en el desayuno. die Brezel Si añadimos “Schmalz” {manteca de cerdo} a la harina blanca para hornear pan, obtendremos mi pan alemán favorito: “die Brezel”. Te adelanto que en cuanto la pruebes caerás rendido a sus pies. Es totalmente adictiva. “La Brezel”, puesto que en alemán es femenina, es una especialidad de pan del sur de Alemania. Sus orígenes están muy disputados, puesto que si hablas con alguien de Bayern, te dirá que la Brezel nació en Bayern, si hablas con alguien de Baden-Württemberg, te dirá que la Brezel es originaria de Baden-Württemberg. Y si hablas con un italiano, te dirá que la Brezel procede del norte de Italia. Incluso si hablas con un americano, te dirá que la han inventado en América. Hasta algunos la llegan a llamar “Prezel”. Pero si hay algo seguro es que esto en Alemania es algo parecido a un pecado mortal. La Brezel se llama BREZEL con “B” de Barcelona. Y su original forma es también un misterio. Muchos dicen que se corresponde con unos brazos realizando un abrazo. Otros dicen que se corresponde con un lazo. El caso es que es divina de verdad, tanto para degustar sola como para abrirla y untarla con mantequilla. Te voy a confesar un secreto: cada vez que voy a Barcelona el souvenir que le llevo a mi madre lo compro en la panadería. Le llevo siempre unas cuantas Brezeln! Holzofenspeckseele Esta especialidad sí que es típica de mi región, Baden-Württemberg. Parece de nombre impronunciable, pero si utilizamos la táctica de “divide y vencerás”, nos resultará más sencillo comprenderla. Holz – maderaOfen – hornoSpeck – baconSeele – alma Sería algo así como “alma de pan con bacon horneado en horno de madera”.  

Leer Más[...]

Qué es el strudel de manzana o apfelstrudel

Fecha: 17/Aug/2017

Fuente: https://www.natursan.net El strudel de manzana es un postre tradicional típico en Alemania, donde es conocido como apfelstrudel. Descubre cómo hacerlo en casa fácilmente con esta receta.   Con el nombre de strudel nos encontramos ante un maravilloso y exquisito pastel dulce típico del centro de Europa, donde de hecho es tremendamente conocido y popular en países como Alemania, de donde procede para ser más precisos y exactos. Su nombre literalmente significa algo así como ‘remolino’, una denominación que solo descubrirás por qué cuando lo elabores y/o lo tengas delante para probarlo y comerlo. Aunque admite una amplísima diversidad de ingredientes, con distintos sabores, texturas y acabados, lo cierto es que el más popular es el strudel de manzana alemán, conocido por aquellos lares con el nombre de apfelstrudel. Se trata de un dulce exquisito, compuesto por manzanas caramelizadas tremendamente jugosas, que tradicionalmente se acompañan de nueces y de canela, lo que le da ese toque y ese aroma tan característico. En lo que se refiere a su exterior, aunque lo más común y tradicional es optar por pasta filo (también conocida como pasta brick), también hay quienes prefieren una masa tan popular como es el hojaldre. ¿El resultado? Simplemente es delicioso: disfrutaremos de un exquisito postre ligero, crujiente y sabroso, y en absoluto para nada graso. Su preparación es realmente sencilla y fácil, y solo requiere unos pocos ingredientes y seguir unos mínimos pasos. Además, su gran versatilidad lo convierten en un postre que combina muy bien con helado (el de vainilla es el preferido por muchos), con yogur natural… o incluso solo. Es más, es importantísimo servirlo caliente, para que contraste con el ingrediente con que lo acompañes.

Leer Más[...]

Diseño y hospedaje: Internetísimo.com