Blog

Las regiones gastronómicas en Alemania

Fecha: 23/Nov/2017

Fuente: http://www.iculinaria.es Características La gastronomía alemana, varía bastante de unas regiones a otras y se basa en una mezcla de diferentes artes culinarias.Esta cocina es conocida por sus abundantes raciones, más que por la diversidad de ingredientes usados en la preparación de sus platos.Entre los platos típicos destacaremos: las salchichas (Wurst), el codillo alemán, los pasteles de manzana (strüdel ), la col rellena etc. Entre las bebidas más características esta la cerveza en todas sus expresiones, las más populares son: Altbier(amarga y con alto contenido en lúpulo),la Malzbier( oscura, dulzona y baja de alcohol),la Märzen, starkbier( con alto contenido en malta), también tienen vinos como los Riesling (blancos) y los Eiswein (vinos de hielo).En la actualidad la cocina tradicional alemana deja paso a innumerables fusiones, con las cocinas de las poblaciones inmigrantes. Está influenciada no solo se deja notar en la gastronomía sino que también se extiende a la vida y costumbres de los alemanes Los ingredientes más representativos son las carnes, entre otras, la de cerdo, la de ternera, la de gallina, la de ganso, la de pavo, la de oca, la de jabalí, conejo y corzo; los pescados la mayoría los encontraremos preparados en forma de escabeches y salazones, el arenque, el salmón, el Seelachs, muy similar al bacalao, la solla y el rodaballo; como verduras y hortalizas representativas nos encontramos con la patata, la cebolla y la col; también posee infinidad de productos lácteos como yogures y quesos como el Harzer Käse, una inmensa variedad de cereales con los que hacen diferentes panes como el WeissBbrot (pan blanco); y por último las frutas más representativas son la manzana, las cerezas, el ruibarbo y las fresas.   Influencias La gastronomía en general es muy variada y está influenciada por el entorno cultural y social, y cada región de Alemania recibe influencias de sus vecinos, Baviera de los suecos y austriacos, los alemanes del oeste de Francia, los del Este de Europa y los del norte de Holanda.   Regiones gastronómicas SUROESTE (Baden,Palatinado). Recibe influencias de la cocina francesa alsaciana, el plato típico es el Flammkuchen (pizza de jamón y queso), el buwespitzle (patata rellena) Schwarwälder kirschtorte (tarta de la selva negra), el vino el Riesling Hessen. Típico de la cocina de Hessen ,es el vino de manzanas(Apfelwein), un queso Odenwälder Frühstückskäse protegidos con DOP (denominación de origen), que se sirve con patatas cocidas y también con puré de patata.BAVIERA Y FRANCOFONIA. Está muy relacionada con la cocina Austriaca y con la Checa, platos típicos codillo asado con acompañamiento como Dampfnuel (pasta al vapor), los Germknödel (bolas de pasta rellenos), las weisswurst (salchichas blancas), bebida la cerveza de tipo Helles o Weibbier .NORTE DE ALEMANIA. La baja Sajonia, Bremen, Hamburgo. En los platos es característico encontrar patata y también el pan de centeno, plato tipico es el Birnen, Bohnen und Speck (peras, judías verdes y beicon) Pinkelwurst (salchicha que acompaña a la col verde).RENANIA. En sus platos es muy importante la carne de caballo, componente principal del Rheinischen Ssuerbratens (estofado del rin), y son muy típicos los platos de mejillones.NOROESTE DE ALEMANIA. Mecklemburgo-Pomerania occidental, Hamburgo y Berlín, Sus platos más típicos son, el Eisbein (codillo de cerdo cocido), Kasserler (filete de Sajonia), y Currywurst (salchicha con curry y salsa de tomate). ALEMANIA CENTRAL. Platos típicos son el Halberstädter Würstchen (salchichas),Salzwedeler y Baumkuchen(pasteles),y Harzer Käse (queso)   Estructura del menú El menú tradicional suele constar de tres comidas al día. Desayuno. (Frühstück) es una comida fuerte, con panecillos (BrÖtchen) mermelada, miel, huevos, café o té y cacao. Se suele acompañar de embutidos y de diferentes quesos. Almuerzo. es la comida fuerte del día (Mittagassen), que consta de un único plato principal, casi siempre de carne con algún acompañamiento de verduras, hortalizas y también pasta, para finalizar con un postre.Merienda-cena. (Abendessen), es una comida de poca cantidad que se hace en torno a las 19,00horas y suele ser de bocadillos o comida preparada.

Leer Más[...]

La Gastronomía alemana: sus ingredientes básicos

Fecha: 21/Nov/2017

Fuente: http://www.porconocer.com/ Aunque ya hemos hablado, en un anterior post, de las virtudes de la gastronomía alemana, vamos a recorrerla con algo más de profundidad. Mediante una serie de artículos, conoceremos que ingredientes usan, que tipo de bebidas son más frecuentes y cual es la gastronomía típica de cada uno de los estados alemanes. ¿Listos? Empecemos por sus ingredientes básicos. Dentro de los llamados ingredientes básicos, vamos a saber que tipo de carnes, pescados, mariscos, verduras y hortalizas, productos lácteos, pan, postres y guarnición de comidas. Un curioso paseo para conocer más de cerca como cocinan los alemanes y para que se nos haga la boca agua por momentos. Carne de cerdo, de ternera y aves de corral son las más utilizadas en la cocina alemana, mientras que la cocina tradicional hace uso de las carnes de caza como el jabalí y el conejo. La manera más usual de cocinar la carne es en forma de embutido. Carne picada con varias especies que se puede realizar cruda, escaldada o asada. Para los adictos a la carne, una nueva forma de poder incrementar sus gustos. En pescados, es en la zona costera del Norte de Alemania (Mar del Norte), donde encontramos gran variedad como el arenque, el salmón, el seelachs (un pescado parecido al bacalao) o el rodaballo. En las zonas del Norte cercanas a los ríos, es tradicional cocinar la anguila ahumada y la trucha. En escabeche, ahumados, salazonados o bañados en salsas especiales, encontramos diferentes formas de probar el pescado de la cocina alemana. En cuanto al marisco, también se desarrolla más en el Norte, no solo su captura sino su también su degustación. Como ejemplos, tenemos el bogavante y una especie de diminuta gamba, denominada Krabben o Granat, que es muy similar al camarón y que se toma en el desayuno. En las verduras, que se pueden guisar o servir de acompañamiento, tenemos las zanahorias, las espinacas, rábanos picantes (como acompañantes de carnes), espárragos, kohlrabi (similar a la col), judías o los nabos, de los cuales existen variedades como los Steckrüben o los Teltower Rübchen. Aprovechamos para hablar de los acompañamientos en comidas. En las propias verduras, las más usuales para decorar y acompañar platos son la patata, la cebolla y la col. Fuera de las verduras, encontramos una pasta muy popular denominada Spätzle y los Klöbe (puede variar el nombre dependiendo de la zona) que son otra especie de pasta pero con un relleno variado. En productos lácteos, Alemania ofrece una de las mayores variedades de Europa. Entre los más destacados, distintos tipos de queso como puede ser el Harzer Käse (elaborado con leche agria y de fuerte olor), el Quark (queso fresco) o el Dickmilch (queso con leche cuajada). Otros productos lácteos son el yogur y el Buttermilch (leche hecha con mantequilla, denominado también suero de mantequilla). La variedad de pan también es llamativa. Destacamos el pan negro Pumpernickel, el pan de trigo y centeno Roggenmischbrot, el pan blanco Weissbrot, el pan con semillas de girasol (Sonnenblumenkernbrot) o de calabaza (Kürbiskernbrot) o el pan de cebolla Zwiebelbrot, entre otros. Para finalizar este primer recorrido por la gastronomía alemana, que mejor que con un sabor dulce en la boca. La tradición de tartas y pasteles es legendaria, en estos últimos de frutas como las cerezas o las fresas. En tartas, destacamos el Käsekuchen, a base de requesón y merengue, y la tarta de la Selva Negra, bizcocho de chocolate remojado con aguardiente de cerezas y recubierta de crema con virutas de chocolate.

Leer Más[...]

El horario de comidas alemán

Fecha: 16/Nov/2017

Fuente: https://traisa.wordpress.com/ Lo primero que hay que señalar es que, aunque la hora del reloj es igual entre España y Alemania, sí existe una diferencia real de dos horas solares, que se diferencian más, cuanto más al este viajas. Esto implica que lo que los españoles hacen a las dos, aquí lo hacemos a las doce; el paseo de las cinco, aquí se hace a las tres; y el desayuno de las diez, aquí se hace a las ocho. Todo, todito, mis cielos, es por culpa del sol. Una vez hablando con una pedagoga, la mujer se me moría de la risa, porque yo le decía que no me extraña que en Alemania existieran tantos filósofos. Pero vamos a ver: con el tiempo y el horario de aquí, y metiéndote en casa a las seis (cuando no a las cuatro) en invierno, ¿cómo no te vas a poner a filosofar, si te sobran las horas? A nosotros no sobran artistas, por la luz que Dios nos dio, mientras que aquí les sobra tiempo para barrenar, porque lo de la luz, depende del día y de la estación – y de la hora, y demás… El desayuno, así pues, suele ser a entre las ocho y las nueve, para poner la cosa light. No obstante, hay que contar con que aquí es de día sobre las 6.30 de la mañana, que es cuando los pajaritos se ponen a cantar. Mejor en el este. Allí cantan los pajaritos a las 4.30 y muchos desayunan a las 6.00, con lo que tú, que despiertas a las 7.30, te acabas sintiendo como un pobre pulgón dormidero, porque te da la sensación de que son las 11 y tú todavía no has hecho nada por el mundo mundial. La comida suele ser sobre la una de la tarde, y a partir de las tres suelen comenzar las actividades vespertinas, a llenarse los cafés y a ver barullo por la calle. Y entre las tres y las cuatro se toma lo que en Alemania se llama el Kaffeetrinken, que se corresponde con el British Tea Time. La costumbre es la misma, pero aquí el personal se reparte entre los cafeteros, que abundan, y los teteros. No obstante, bebas lo que bebas, hazlo siempre con un buen trozo de pastel, algo que en este país merece un punto y aparte. Este es uno de los pecados de la vida. A lo que uno se acostumbra, para gusto y gracia de la señora doña báscula. Hay sitios con unos pasteles, con los que sólo los Británicos pueden competir. Ya lo sé….las tentaciones son lo que son, pero hay veces que uno tiene que dejarse querer. Y como a mí me encanta que me adoren, si es con un buen té negro con leche, apaga y vámonos. Para remate del día, queda la cena. Esto merece capítulo aparte, porque mientras en este país suele ser una cena fría, aquí nos encontramos con las familias multiculturales, en las que algunos de sus miembros proceden de países en los cuales se cocina, se cocina y se vuelve a cocinar. Así que, digamos, que ciertas costumbres germánicas se van al garete, cuando la parentela germánica descubre que eso de la cena hispanis -con sus fritos y sus tortillas- está pero que nada nada mal.

Leer Más[...]

Sopas alemanas para entrar en calor

Fecha: 14/Nov/2017

Fuente: www.dw.com/ Alemania es la tierra de las sopas. Ningún otro país tiene tanta variedad de recetas. La sopa es algo más que un plato de acompañamiento. Calienta el cuerpo, cura el alma y sabe muy bien. Según un estudio del Instituto Rheingold de Investigación de Mercado, los alemanes vinculan la sopa con sus recuerdos de la infancia. Además, incluso los médicos recomiendan la sopa de pollo para el resfriado o luego de enfermedades duras. Aquí están las diez favoritas. Sopa de calabazaEn realidad no es de origen alemán, pero la sopa de calabaza no puede faltar en el menú de un restaurante de Alemania. Es sana y sacia. Y no lo olvide: su color amarillo-anaranjado trae un toque de color a los días grises del otoño. Flädle-SuppeLa conocida como “Flädle-Suppe” es una especialidad del sur de Alemania, sobre todo de Baviera. Llegó desde Austria, a través de los Alpes. Es fácil y rápida de cocinar. Los ingredientes son: caldo y tortitas cortadas en rebanadas.Así se aprovechan bien los restos. Luego vienen los condimentos: hojas de laurel, cebollino, perejil, pimienta, sal y lo que usted le quiera añadir. Sopa bávara de “Knödel” de sémolaOtra de las sopas favoritas de Baviera. Una variante vegetariana para el que no le guste la “Flädle-Suppe”. Está hecha con los típicos “Knödel” de sémola, caldo, cebolla y zanahoria. La nuez moscada es muy importante para el sabor. En algunas regiones también se sirven los “Knödel” con sopa de pescado o de espinacas. La sopa es tan sana que, si alguien se enferma, ayuda a que se mejore. Sopa de cervezaTambién la sopa de cerveza viene de Baviera. ¿Cómo podría ser de otra forma? Los bávaros beben cerveza para comer y toman cerveza como sopa. Cuecen una cebolla en mantequilla, le echan pan ligeramente tostado en trocitos, lo rebajan con caldo de carne, echan cerveza, dejan que todo hierva a fuego lento y sirven la sopa con cebollino y trozos de cebolla. Sopa de guisanteTambién hay sopas del norte de Alemania. El clásico de Renania del Norte-Westfalia es la sopa de guisantes. Incluso aunque haya a quien no le haga mucha gracia el color, la sopa de guisantes es increíblemente agradable. Calienta los días fríos. Durante la temporada de carnaval, en febrero y marzo, es un plato típico y se sirve con salchichas o pan. Sopa de pescado del norteCuando se habla se sopas alemanas, Hamburgo es algo así como la capital de las sopas. Dado que la ciudad tiene el puerto más grande de Alemania, no resulta sorprendente que haya sopa de pescado. Auqnue en realidad pescado es un término poco concreto. La sopa puede llevar cualquier tipo de animal marino: gambas, marisco o incluso gallineta nórdica. Sopa de patatasLa sopa de patatas se come en toda Alemania, pero especialmente en el este. Berlín se enorgullece de poder ofrecer muchas variedades de sopa de patatas. Y es que es más que un potaje. Además, berlineses y brandenburgueses tienen sopa de cebada, de carne ahumada con sirope y ciruela y de cangrejo de río con espárragos. Sopa de gulaschEn realidad, la sopa de gulash viene de Hungría, aunque allí se come como gulasch de carne de vacuno con pasta o “Knödel”. En Alemania, la sopa de gulasch tiene un lugar asegurado en los menús de los restaurantes. Sopa de ajoLa presentación de la sopa de ajo sorprende a muchos, pero se trata de un plato delicioso y fresco. Las hojas, no el diente de ajo, le dan un sabor especial. Además, la sopa es una bomba de energía. Los estudios señalan que la sopa de ajo refuerza el sistema inmunológico y que incluso previene el cáncer. Sopa de espárragosEn primavera, los alemanes esperan con impaciencia los primeros espárragos. Por eso se les conoce con el sobrenombre de “varitas de oro”. La sopa de espárragos es una exquisitez que solo se sirve durante un corto período de tiempo, pues los últimos espárragos llegan en junio.          

Leer Más[...]

Qué comer en Alemania: mucho más que salchichas

Fecha: 09/Nov/2017

Fuente: https://www.diariodelviajero.com   Si te planteas un viaje, despégate de los tópicos al considerar qué comer en Alemania y descubrirás una cocina variada y potente. Deja el régimen para la vuelta y entrégate. Veamos algunos de los platos tradicionales de la mesa alemana. Sí, hay salchichas, pero también ensaladas, entrantes, pescados y carnes. Si bien cada región de Alemania tiene sus propios platos, veamos algunos que son comunes a todo el país, salvo que indiquemos lo contrario. Aprendamos algo más para salir de la "kartoffelnsalt" o ensalada de patatas. Hasenpfeffer: cocido de conejo o liebre marinado con pimienta, clavo, limón, tomillo, romero y laurel, junto con la sangre del animal. Sossklopse: albóndigas de carne de ternera con huevo y pimienta blanca. Si se hacen con carne de sardina, se las llama Rostocker Klopse- Se sirven con una salsa tipo Bechamel que incluye una yema de huevo y alcaparras, y como acompañamiento: arroz blanco o patatas hervidas. Kieler Sprotten: espeto de sardinas del Báltico ahumadas. Labskaus, un plato combinado. Es carne picada de ternera, molida junto con bacon, cebolla y pickles, a veces con remolacha. Se forma una especie de mega hamburguesa amorfa y se asa. Se sirve junto con un huevo frito encima (o dos) y acompañado de patatas, pepino o vegetales. Es un plato del norte de Alemania que encontrarás también en toda Escandinavia. Se suele acompañar también con rollitos de pescado. Mett: una especie de carpaccio de carne de cerdo molida, condimentado con pimienta negra y servido con rodajas de cebolla. Si es de carne de jamón, se le llama Schinkenmett . Suele servirse sobre un bollo de pan, y entonces es un Mettbrötchen. Bratkartoffeln: rodajas de patatas fritas junto a cebollas y bacon. Brathühnchen: pollo asado marinado con pimienta y especias. Rouladen: un fino filete de carne de ternera untado con mostaza y relleno de bacon y cebollas, que se sella sobre el fuego para luego cocerse en caldo de verduras. Se sirve con ... Spätzel: es el nombre genérico a muchas variedades de pequeños fideos que se sirven como acompañamiento a un plato principal. Pueden ser pequeños y redondos hasta muy finos y de unos 2 o 3 centímetros. Parecidos a los malfatti italianos, están hechos con una masa al huevo. Los encontrarás dulces, con puré de manzanas en la masa y dorados en azúcar moreno (Apfelspätzle). Schupfnudel: similares a los anteriores pero más parecidos a los gnocci aunque hechos con harina y huevo (en algunos lugares, también con puré de patata). Se amasan pequeñas bolitas que se estiran en la mano dándole la forma de un pequeño "dedo" y se hierven. Después, en algunos lugares, se los pasa por una sartén con mantequilla y pan rallado, o directamente se fríen, para luego bañarlos en nata caliente y servirlos con carne asada al horno. Ummm! Schweinshaxe (foto del inicio): un segmento de la pata de cerdo (creo que es el codillo) marinado y asado junto con cominos y ajo hasta que la piel queda crujiente. Se sirve con patatas y mostaza con rábano picante. Plato muy popular en Baviera. Kartoffelsalat: como decíamos al inicio, un comodín en todo Europa Central. La ensalada de patatas es un must. Se hierven con su piel para luego servirse en mil formas: en Alemania, tibia con vinagre y daditos de bacon; en República Checa, con mayonesa, huevos cocidos y aros de cebolla; en Bulgaria, con puerros y pimienta negra. Kohlroulade: otro plato muy difundido. Arrolladitos de hojas de col, rellenos de carne y especias. Es el sarma en Turquía, los holishkes de la cocina judía, o los bragioli de Malta. Bratwurst: salchichas delgadas y largas, de carne de ternera y cerdo especiada.

Leer Más[...]

Alemania, la meca de la comida ecológica

Fecha: 31/Oct/2017

Fuente: elpais.com/ ¿Qué diferencia hay entre un huevo ecológico y uno convencional? A primera vista, ninguna. Lo que cambia es el proceso que se esconde entre bambalinas: nada de pesticidas sintéticos, de granjas abarrotadas de animales, de cultivos intensivos. "Es más sostenible", resume Joyce Moewius de BÖLW, la organización paraguas de la industria del ramo en Alemania, el principal mercado ecológico en Europa y el segundo del mundo solo por detrás de Estados Unidos. La UE trabaja desde 2014 en una nueva normativa para regular un negocio que en 2015 creció por encima del 7% y movió 75.000 millones de euros a nivel global. La falta de consenso en torno a varios temas, en particular la polémica sobre el nivel de pesticidas, desató una guerra en Bruselas y convirtió la normativa en una de las más debatidas en la historia de la Comisión de Agricultura.   Ecológico, biológico, orgánico, todos son sinónimos. La clave no está en el producto final; lo que se certifica es el proceso. "La normativa dice cómo se produce, se etiqueta y se controla", aclara Moewius. Los agricultores orgánicos europeos tienen prohibido emplear pesticidas sintéticos (pero sí está permitida una lista cerrada de plaguicidas y productos fitosanitarios naturales) y suministrar antibióticos a los animales, que tienen que recibir luz natural y poder moverse libremente por el campo. "Se asegura una mayor biodiversidad y variedad en los cultivos", explica Anna Maria Häring, docente de políticas y mercados del sector agroalimentario en la Universidad alemana de Eberswalde, y "se evita que los animales desarrollen resistencias a las bacterias, algo que no es bueno ni para su salud ni para la humana".   Para obtener la certificación ecológica hay que prescindir de cualquier tipo de fertilizante durante tres años. Lo que muchos consumidores desconocen es que el sello se otorga aunque el producto final contenga residuos de sustancias químicas prohibidas para este tipo de alimentos. Eso sí, siempre y cuando el nivel no supere un cierto umbral, el mismo permitido para la comida convencional. "El problema es que la contaminación puede llegar de cualquier lugar", comenta Isabelle Buscke, responsable en Bruselas de la Federación Alemana de Asociaciones de Consumidores (VZBV, por sus siglas en alemán). "Si tu vecino es un agricultor tradicional no puedes prevenir que el viento lleve a tus cultivos ecológicos los pesticidas que él utiliza".   La agricultura ecológica ha recibido un espaldarazo por una sociedad cada vez más preocupada por el bienestar, la salud y el medio ambiente. Tanto en Alemania como en otros países europeos se encuentran tiendas especializadas y los alimentos biológicos han inundado los supermercados de comida tradicional. Pero el precio sigue siendo uno de los principales frenos para el consumidor. "Los productos ecológicos suelen ser entre un 30% y un 50% más caros", confirma Von Maztlan, pero "muchos ciudadanos están dispuestos a pagar por ello". "No es una cuestión de que sea más saludable, porque la nutrición de hoy en día es fantástica, tanto la orgánica como la convencional, es porque hace menos daño a la naturaleza".   Mientras Von Maztlan cuenta sus razones, en Bruselas se libra una guerra legislativa para definir la nueva normativa que regulará la producción ecológica. La Comisión Europea lanzó una consulta pública y en 2014 propuso reglamentar ex novo el sector. Tras años de duras negociaciones, a principios de julio pasado se llegó a un tímido acuerdo político entre la Comisión, el Parlamento y el Consejo, a la espera de la votación definitiva.   "Las negociaciones fueron difíciles desde el principio", asegura Norber Lins, eurodiputado alemán del grupo Popular. El punto más controvertido, según varios miembros del Parlamento Europeo, institución que ha financiado este viaje, se refería a la sugerencia de la Comisión de que solo los alimentos exentos de pesticidas (un nivel por debajo de 0,01 mg por kilo, al igual que la comida para bebés) se pudieran certificar como ecológicos.   "Nosotros estábamos de acuerdo con la Comisión y propusimos que en caso de contaminación involuntaria el productor orgánico fuera indemnizado", cuenta Lidia Senra, eurodiputada española de la Izquierda Unitaria Europea. "Fue un tema de debate muy fuerte que causó posiciones encontradas", confirma.   La propuesta de la Comisión relativa a los pesticidas finalmente no se incluyó en el texto, entre aplausos de unos y decepción de otros. "La mayoría dijo que no quería ningún nuevo umbral de plaguicidas, pero que quería [...] mejorar la vigilancia", dijo tras cerrarse las conversaciones el alemán Martin Häusling, del Partido Verde y líder del equipo negociador del Parlamento Europeo.   Eduardo Cuoco, director del grupo de presión IFOAM (Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica), defiende que "lo biológico nace con un certificado de proceso, no de producto". "En los últimos 15 días se ha trabajado de forma muy intensa para llegar a un acuerdo, y la manera para solucionar el problema ha sido no solucionarlo", concluye.   Un negocio de nicho   En Berlín es fácil encontrar mercadillos ecológicos al aire libre y comercios que solo venden productos certificados. Hasta hay un biohotel en el este de la ciudad. El hotel Almodóvar, cuyo nombre rinde tributo al director español, se erige en una esquina del barrio alternativo de Friedrichshain. Mesas de madera maciza de la India y muebles de estilo oriental dominan la decoración de un ambiente sencillo, pero cuidado. El menú del día, escrito con tiza en una pizarra, asegura que los alimentos son 100% ecológicos. "Fuimos a varios bancos antes de conseguir un préstamo; nos decían que estábamos locos", cuenta la propietaria, Alexandra Müller-Benz. "Ahora tenemos clientes de todo el mundo, aunque hay quien reserva sin saber que aquí todo es sostenible, hasta la pintura y el suelo", remacha.   Aunque represente todavía un negocio de nicho, los cultivos ecológicos han crecido a un ritmo de 500.000 hectáreas por año en Europa en la última década, según Eurostat, y en 2015 acaparaban el 6,2% de la tierra cultivable. "El objetivo es alcanzar el 50% para 2030", asegura Cuoco, de IFOAM.   Kirsten Arp, encargada de calidad en BNN (la asociación alemana de procesadores, mayoristas y minoristas ecológicos), cuenta que Alemania tenía comercios especializados ya a finales de los setenta, aún a falta de una regulación europea. En 1991 llegó la primera normativa comunitaria y en 2010 se introdujo la etiqueta europea (organic leaf, hoja ecológica), un sello que certifica que el proceso cumple con los estándares. "Hemos sido pioneros", dice Arp. "Hoy en día tenemos unas 2.500 tiendas y las ventas de productos ecológicos representan el 5% de todo el sector alimentario".   Gracias a su fuerza demográfica, su larga tradición ecologista y al apoyo político al sector, Alemania se ha convertido en el líder indiscutible en cuanto a tamaño de mercado —en 2015 creció un 10% y movió 8.500 millones de euros, casi un tercio de todo el mercado europeo (30.000 millones)—, pero sus condiciones climáticas no le permiten encabezar las clasificaciones de producción.   María Dolores Raigón, catedrática en la Universidad Politécnica de Valencia y presidenta de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica, explica que "existen dos Europas con diferentes objetivos; la del norte que es consumidora y la del sur que es productora". "Pero las cosas están cambiando", mantiene. De acuerdo con las estadísticas del Instituto de Investigación de Agricultura Orgánica FIBL, unos de los mercados que más creció en 2015 fue el español, con un repunte superior al 20%.   Una de las mayores críticas a la agricultura orgánica es su menor productividad con respecto a la tradicional, debido a que se necesitan más tierras al no usar técnicas intensivas de producción. "Pero hay estudios que dicen lo contrario", insiste Häring, de la Universidad de Eberswalde. "Es necesario apostar por la investigación y cambiar el patrón de consumo si queremos impulsar este tipo de agricultura", sugiere.   "Compro biológico cada dos días", asegura Daniel, un joven diseñador de Hamburgo a la salida de un local de Alnatura en Berlín, una de las cadenas especializadas más grandes de Alemania. "Siento que estamos echando demasiados productos químicos en la naturaleza, y este es mi pequeño grano de arena". "Los consumidores confían en el sello, pero no siempre saben qué significa ecológico", matiza Buscke, de VZBV, "y las etiquetas tampoco ayudan".   Además del sello europeo, varios países, como Alemania, cuentan con certificaciones propias, cada una con su etiqueta. "Es una cuestión en la que se tiene que trabajar ", zanja Buscke. "Lo más importante es que el consumidor sepa lo que compra".   Recuerda que en María Drexler tenemos una gran variedad de productos ecológicos

Leer Más[...]

¿Sabes cómo es un desayuno tradicional alemán?

Fecha: 26/Oct/2017

Fuente: www.intermundial.es Hoy para desayunar… un pedacito de Alemania. Y es que muchas veces la cultura de un país queda reflejada en su gastronomía y en sus hábitos de consumo. Así, por ejemplo, el Frühstück (“desayuno” en alemán) contiene un poco de todos los ingredientes típicos, aunque si en lo que estamos pensando es en cerveza, eso sería para más tarde. En Alemania, el desayuno se sirve desde las seis de la mañana hasta las nueve y su composición depende de la región. En general, es bastante abundante y tiene cierto parecido con el desayuno anglosajón. Uno de sus ingredientes principales es el pan. En Alemania existen hasta 300 clases de pan y en el desayuno se suelen tomar los llamados Brötchen (“panecillos”), que pueden ser de pan blanco, integrales, de centeno o de cebada, con semillas de girasol, sésamo o amapolas y que se suelen tomar con mantequilla y mermelada. Además, a estos panecillos les suele acompañar un poco de embutido, queso o un huevo pasado por agua. También es bastante común encontrar en los desayunos alemanes muesli mezclado con leche y miel. Además de una taza de café o té como colofón de este rico desayuno que aporta los nutrientes esenciales para comenzar el día.   Recuerda que en la tienda de www.mariadrexler.com puedes encontrar todos los ingredientes para un perfecto desayuno alemán: panecillos, embutido, queso, mermeladas, mueslis....

Leer Más[...]

¿Qué se come en …. Alemania en Navidades?

Fecha: 19/Oct/2017

¿Qué comidas tradicionales hay realmente en Alemania? Esta pregunta queremos responderla, ahora, poco antes de las Navidades. En la Noche Vieja se sirve principalmente: el ganso de navidad, carpa, salchichas con la ensalada de papas, Raclette (queso de origen suizo proveniente del cantón del Valais) y Fondue. La cena de navidad no varía mucho si se realiza antes o después de repartir los regalos de Navidad; variando según las regiones o familias, pero la cena será un acto festivo para todos. La comida tradicional navideña, según tradición o región, se produce realmente el 25 de diciembre, lo que se denomina "el primer día festivo de Navidad" ya que en Alemania, también es festivo el 26 de diciembre. Se empieza con el cordero lechal de Navidad. Este es en muchos hogares alemanes el más querido plato, el cual será consumido en su mayoría el día 25 de diciembre. Por lo tanto, su preparación es muy importante y laborioso. Antes de ponerlo en el horno, el lechón será rellenado con cebolla, manzana, castañas y condimentado con mejorana y artemisa. Como acompañamiento estarían los tradicionales Klöβe (albóndigas de papas) y col roja. La tradición del ganso de navidad comenzó en 1588 en Inglaterra. Por aquel entonces, la reina Isabel I de Inglaterra tendría el día de navidad un ganso asado, cuando era presionada con la armada invencible española, en sus costas. En muchas regiones de Alemania la carpa es también tradicional en las mesas, el día de Navidad. Sobre todo en la zona sur de Alemania, se tiene la tradición de comer carpa. Y para que sea apropiada la celebración, se debería tener en el menú platos vegetarianos. Para la preparación de la carpa para la festividad de navidad, se cortará el pescado en trozos, se empana y se freirá en aceite. Como acompañantes estaría: la ensalada de papas, la ensalada de pepinillos y papas guisadas. Hay supersticiones que se refieren a la carpa de navidad. Como por ejemplo: si encontramos escamas de la carpa en nuestra chaqueta, recibiremos un dinero inesperadamente, en el nuevo año. La espina de la carpa, se pondrá al día siguiente de la festividad, debajo de un frutal, y así este árbol tendría muchas frutas en el año nuevo. La ensalada de papas con salchichas ha sido y sigue siendo un clásico en estas fiestas de navidad. El cual mantiene también una vieja tradición. Ya que esta comida representa la pobreza que Maria y José vivían en la Noche del nacimiento del niño Jesús. Por ello, la Noche Buena tiene una relación directa con la cuaresma y con ello, la prohibición de comer carne, y mantener una dieta sencilla. Y aunque las salchichas no sean propias de los tiempos antiguos, para muchas familias supone una comida fácil de preparar, sin grandes preparativos, para las visitas familiares y este tiempo de reunión, que debe significar las Navidades. La gran comida de Navidad será el 25 y 26 de diciembre. Cada familia tiene sus propias tradiciones con sus propias comidas tradicionales para Navidades.

Leer Más[...]

Diseño y hospedaje: Internetísimo.com