Así gestionan la COVID-19 los grandes países emisores de turistas a Canarias: eficacia alemana y debilidad británica

Fecha: 16/Jun/2020

Fuente: eldiario.es

El 23 de mayo el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, anunciaba la apertura de las fronteras para turistas internacionales y, poco después, el líder del Ejecutivo canario, Ángel Víctor Torres, expresaba su deseo de que a las Islas llegaran “aviones llenos” pero “seguros”, con test en origen, condición sine qua non que se mantiene a día de hoy. De ahí que, por ahora, la Consejería de Turismo se haya mostrado más reticente a iniciar un corredor turístico con Alemania, como llevará a cabo Baleares desde el próximo lunes, 15 de junio, permitiendo la entrada de 10.900 turistas con una estancia mínima de cinco noches y sin pasar la cuarentena que se exige a los viajeros internacionales.

En este sentido, el Ejecutivo isleño recalcó el jueves, tras un Consejo de Gobierno, que si el turista que viaja a Canarias no se hace un test 48 horas antes de subirse al avión, el Gobierno se lo hará al aterrizar, sometiéndolo a una cuarentena o devolviéndolo a su país en caso de dar positivo. Si bien aún no queda claro cómo se compensará el gasto de realizar las pruebas diagnósticas PCR a los turistas una vez lleguen a las Islas.


Control de temperaturas en Tenerife Norte

Alemania y Reino Unido son los dos principales emisores de turistas a Canarias, pero el Gobierno regional, que desde abril elabora una estrategia denominada Plan Fortaleza centrada en potenciar al Archipiélago como destino seguro, por ahora ha cerrado solo con Madeira, territorio con datos epidemiológicos similares, como recomendó la Unión Europea, un corredor verde con test en origen. La temporada alta de las Islas es en otoño e invierno y el objetivo es llegar a esa fecha con la seguridad sanitaria probada y garantizada para que británicos y alemanes vuelvan a las playas canarias. De lograr este objetivo, la principal preocupación radica, según pinta en un escenario con previsiones moderadas la estrategia trazada, en la evolución de la pandemia en dos países que en 2019 aportaron más del 50% de los turistas.

Y, por ahora, el ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno alemán, Heiko Maas, ya ha anunciado que el día 15 retirará el aviso de no viajar a los países comunitarios, que se hará extensible a España cuando se permita el ingreso de turistas. Alemania ha sido vista como un ejemplo de respuesta más eficaz ante la pandemia en comparación a otros países con una población similar (más de 80 millones de habitantes). Los últimos datos muestran que sobrepasa los 185.000 casos, pero más de 170.000 pacientes se han recuperado de la enfermedad y han fallecido algo más de 8.700 personas. España, con más de 40 millones de habitantes, supera los 240.000 casos acumulados, las 150.000 altas y sobrepasa los 27.000 muertos oficiales debido a la COVID-19.

El primer caso que registró Alemania tuvo lugar a finales de enero, cuando China decretaba el confinamiento de la ciudad de Wuhan, donde se originó el virus en diciembre. Una minuciosa investigación de un equipo de científicos publicada en The Lancet Infectious Diseases ha permitido reconstruir la cadena de transmisiones derivada de la paciente cero, que aterrizó en el país el 19 de enero procedente de Shanghai para mantener reuniones empresariales. Uno de los empleados contagiados viajó a La Gomera: fue el primer caso en España, registrado el 31 de dicho mes.

A partir de ese momento, Alemania comenzó a prepararse: realizaba test y aplicaba un método amplio en el que se identificaba a los posibles contagiados, tanto con contacto directo como secundario, y aplicaba un aislamiento de 14 días, lo que propició que la tasa de mortalidad fuese menor. Pero el Gobierno alemán no aplicó “medidas drásticas”, como anunció la canciller Angela Merkel, hasta mediados de marzo, cuando contaba con más de 6.000 casos y superaba la decena de muertes: cierre de fronteras, también de casi todos los locales o establecimientos no esenciales y distanciamiento social de 1,5 metros. Sin embargo, no llegó a aplicar el confinamiento de la población y permitió que los restaurantes continuaran su actividad con servicios de recogida. Estas medidas fueron acordadas con los 16 Länder (estados federales), que se encargarían de su aplicación.

 

Diseño y hospedaje: Internetísimo.com