Blog

Alemania, líder en comida vegana

Fecha: 05/Dec/2019

Alemania enarbola ahora la revolución de la comida vegana. La intención de muchos jóvenes es transformar la cocina popular germana para poder comer platos libres de carne y completamente veganos. Incluso, hace pocos meses, la ministra alemana de Medio Ambiente, Barbara Hendricks, trató de imponer el menú vegetariano (aunque no vegano) en los actos oficiales del gobierno, lo que dice mucho del país. En 2016, según un estudio hecho a través de la base de datos de productos nuevos de Mintel, Alemania fue el país que más productos veganos lanzó al mercado, un 18% del total, por delante de Estados Unidos (17%) y Reino Unido (11%). La mayoría de los alimentos eran versiones veganas de los típicos platos de carne. Los productos sustitutivos de la carne generalmente se preparan con proteínas vegetales como la soja, el trigo o el tofu, tejidos que se unen para dar textura y consistencia al alimento. No obstante, en Alemania buena parte de la población está concienciada de seguir una alimentación equilibrada, aunque muchos alemanes no comen carne tres o más días por semana, según datos del instituto demoscópico Forsa. Por otro lado, un estudio realizado por un grupo de profesores alemanes, a partir de datos de encuestas de 2008 y 2011, confirmaba que los alemanes entre 18 y 29 años eran el grupo demográfico más vegetariano. Y si quieres probar deliciosa comida vegana, no olvides que en María Drexler tenemos toda una selección de productos para ti.

Leer Más[...]

Cuál es la comida favorita de los alemanes (y no son las salchichas)

Fecha: 19/Nov/2019

Es casi imposible visitar Alemania y no comer currywurst o bratwurst, dos platos de salchichas omnipresentes en la nación europea. Pero al margen de la fama de la salchicha, parece que de lo que los alemanes nunca se aburren es del döner kebab. La nación de 82 millones de personas consume dos millones de kebabs diarios, según Gürsel Ülber, portavoz de la Asociación de Productores Turcos de Döner en Europa (ATDiD). Se puede decir con seguridad que la carne en rodajas finas -cocinada en un asador vertical, envuelta en pan pita o plano y cubierta con ensalada- invalida a las salchichas como la opción preferida de comida rápida. Se trata de un símbolo prominente de la influencia cultural y económica de la inmigración turca en la sociedad alemana. Hecho en Alemania Su invención al estilo alemán en Berlín hace casi 50 años se atribuye a dos hombres, Kadir Nurman -fallecido en 2013- y Mehmet Aygun. Ambos eran parte del Gastarbeiter, una ola de trabajadores traídos del sur y este de Europa para impulsar la economía de posguerra de Alemania Occidental. Ellos allanaron el camino para una fuerza laboral que suma 200.000 personas hoy. en día Aunque hay mucha especulación en cuanto a la historia real -Aygun alega que él inventó el plato un año antes que Nurman en su tienda Hasir en 1971- la ATDiD ha otorgado formalmente el honor a Nurman. Según Ülber, Nurman vendió el primer kebab de Alemania desde su pequeño puesto frente al zoológico de Bahnhof, en Berlín Occidental, en 1972. Lo que tradicionalmente era la carne a la parrilla servida con arroz, ensalada y pita se transformó en un sándwich para que los trabajadores alemanes lo comieran sobre la marcha. Ambos hombres que afirman haber tenido la idea de poner la carne dentro del pan de pita. Pero independientemente de quién fue primero, los dos sentaron las bases para lo que hoy es un comercio de 4.000 millones de euros (unos US$4.300 millones) en Alemania, que factura unas 400 toneladas de carne al día y ha ayudado a convertir esa comida callejera muy querida en un elemento básico importante de la dieta alemana. La ATDiD revela que hay alrededor de 40.000 tiendas de kebab en toda Alemania, y Berlín es líder con 4.000, asombrosamente más que en la ciudad más poblada de Turquía, Estambul, según la organización Visit Berlin. La capital alemana es seguida de cerca por Múnich, Fráncfort, Hamburgo y Stuttgart. La comida callejera es tan querida que en 2011 un grupo de listos estudiantes universitarios alemanes incluso creó una solución para el "aliento del kebab": Papa Turk, una bebida hecha de jengibre, perejil, menta y limón que supuestamente neutraliza el sabor del ajo. ¿Por qué es tan popular? "Porque sabe muy bien", dice Ülber. "Por un lado, tienes todos los ingredientes buenos. Tienes buena proteína y ensaladas". Pero no sólo se trata del sabor, las grandes porciones o la asequibilidad -cuesta entre €4,50 y €14 (US$5,6 y US$17,5). Lo que parece haber tenido pegada en los alemanes es la facilidad con que se puede adaptar. La creación de Nurman sólo involucró carne de res. Pero con el tiempo y debido a la disponibilidad de diferentes carnes, el döner tomó un nuevo giro para incluir pollo, cordero y pavo, así como diferentes panes e ingredientes adicionales. Cada restaurante añade su propio toque. "Variaciones como kebab iskender (cordero asado a la parrilla, salsa de tomate, pan pita, mantequilla derretida de oveja y yogur), adana kebab (kebab de carne picada montada en una ancha brocheta de hierro) y koefte (una albóndiga con perejil y menta) también son populares entre los clientes", explica Evren Demircan, copropietario de World of Kebap en Stuttgart. Pero es el döner clásico de carne de res el que atrapa a los clientes de Demircan. Vende cerca de 500 por semana y los fines de semana la venta se duplica. Para averiguar por qué tanto alboroto, me dirigí a Alemania, donde rápidamente me di cuenta de lo equivocada que estaba al considerar al kebab sólo un refrigerio nocturno para los fiesteros con resaca. Mientras caminaba por el próspero distrito financiero de Fráncfort, me sorprendió ver cuántas opciones había para comer, desde restaurantes lujosos hasta pequeños cafés con hermosa decoración turca. A medida que la hora del almuerzo se acercaba en una ajetreada tarde del viernes, tanto residentes locales como empresarios y turistas acudían a su restaurante más cercano de kebab, esperando en largas filas para comprar un delicioso alimento. Mientras que algunos optaban por platos a la parrilla mixtos o koefte, yo fui directo al grano: un döner de carne grande en Nazar Kebap Haus (Schäfergasse 38). Mientras agarraba el pan pita y probaba mi primer bocado, la salsa de chile y el aderezo de ajo y yogur rezumaban en la parte inferior. Era increíblemente fresco y sabroso, por la combinación de carne jugosa, salsas y crujiente ensalada, sin duda a la altura de las expectativas. Creo que los turcos han tenido un gran éxito en mantener el legado del plato vivo, mientras que también se adapta a la competitiva y constante evolución del mundo de la alimentación. Y como principal grupo étnico de origen no alemán en el país (Berlín cuenta con la mayor comunidad turca fuera de Turquía) su döner kebab ha servido como vehículo importante no sólo al servicio de la economía y la satisfacción de los residentes locales, sino también para ayudar a forjar un vínculo entre ambas culturas. Para muchos inmigrantes turcos, el döner ha llegado a representar una oportunidad. E incluso después de casi cinco décadas, cuando diferentes generaciones mantienen vivo el legado döner, los pioneros nunca se olvidan. "Por supuesto, damos las gracias a Kadir y Mehmet. No sólo inventaron el kebab sino que sentaron las bases para toda la industria y a su vez el sustento de muchas personas", señala Demircan. "Muchas industrias se han beneficiado del comercio del döner". Fuente: https://www.bbc.com

Leer Más[...]

Alemania: hábitos y tendencias del consumo alimenticio en el país germano

Fecha: 05/Nov/2019

El estudio ‘Du bist, was du isst’ (‘Eres lo que comes’), elaborado por el Meinungsforschungsinstitut Forsa por encargo del Gobierno Federal alemán, arroja algunas conclusiones importantes sobre los hábitos de consumo entre la población teutona y las razones a la hora de elegir una comida u otra. Según el informe, realizado a partir de una muestra de 1 000 habitantes alemanes a partir de 14 años, el gusto, la salud y la facilidad de preparación resultan ser factores decisivos en esta elección, especialmente las dos primeras, por delante de otros condicionantes como las calorías o el precio. Uno de cada cuatro alemanes afirma comer carne diariamente, aunque es reseñable la tendencia creciente del consumo vegetariano. En los tiempos se ha pasado de un 34 % a un 28 % de la población que incluye productos cárnicos en su dieta diaria, destacando como referencias favoritas el asado y el schnitzel (escalope). La tendencia vegetariana se plasma de manera más significativa entre los jóvenes entre 14 y 29 años; de ellos, el 11 % afirma no comer carne, lo que contrasta con el 6 % presente en el total de la población alemana, apunta la cadena de noticias n-tv del Grupo RTL. Cabe destacar, igualmente, la diferencia entre sexos, ya que un 39 % de los hombres afirma comer carne o salchichas todos los días, algo que en las mujeres únicamente se da en el 18 %. Consultados sobre los desafíos planteados por el crecimiento de la población mundial, el 84 % está a favor de reducir el desperdicio de alimentos, cuya clave podría ser la reducción del consumo cárnico. De hecho, existen afirmaciones de algunos encuestados que estarían abiertos a carnes alternativas, como los alimentos elaborados a partir de insectos o carne de laboratorio, con el fin de colaborar con la seguridad alimentaria. Fuente: https://www.icex.es/

Leer Más[...]

Puré de fresa

Fecha: 24/Oct/2019

Crop's tiene más de 30 años de experiencia en el cultivo y la congelación de las mejores variedades de fruta se seleccionan cuidadosamente de las mejores áreas de cultivo. Son ya muchos años de relación y trabajo directo con los productores del área de cultivo de la fruta. Con lo que se ha potenciado el apoyo y la confianza con los agricultores locales para garantizar que los frutos se traten con el máximo cuidado.   El Puré de fresa, mantiene su gran sabor natural a fruta fresca. Son fresas carnosas de color rojo y sabor agridulce, de pequeño tamaño con forma redonda o cónica y un aroma característico. Este puré de fresa está hecho con fresas 100% seleccionadas que se prensan y tamizan. No contiene conservantes ni colorantes y conservan el sabor puro de las fresas, su color natural y, por supuesto, sus propiedades, con la máxima retención de vitaminas.       Sin lactosa Sin gluten Sin huevo   Su adecuado tamaño y práctica presentación, logra el máximo margen de beneficio:- Sin desperdicio - 1 kg comprado = 1 kg de peso escurrido = 1 kg listo para usar. Contiene 90% de fresas y 10% de azúcar. El producto está disponible todo el año.   Esta pulpa es muy versátil y puede cambiar sabores entre agridulce para recetas dulces... o guisos salados, que requieren un contraste como la fresa. Por ejemplo, la salsa de fresas para verduras a la parrilla. O una muselina de puré de fresa y crema.     Sopa de fresas con aguacate y anchoas: No es un gazpacho de fresas, es una sopa de esta fruta con un poco de cebolla, pimienta rosa, aceite de sésamo... y una guarnición que le va de lujo.     ¡Trae puré de fruta a tus creaciones culinarias!   Recuerda que puedes comprar el puré de fresas en María Drexler.

Leer Más[...]

Alemania introducirá la etiqueta NutriScore, pero con carácter voluntario

Fecha: 15/Oct/2019

Alemania ha anunciado que introducirá la etiqueta NutriScore previsiblemente en abril del 2020, pero la etiqueta tendrá carácter voluntario, algo en lo que no están de acuerdo algunas organizaciones de consumidores al considerar que este sistema no ofrece los resultados deseados. La Ministra de Alimentación y Agricultura de Alemania, Julia Klöckner, ha anunciado que introducirá la etiqueta NutriScore en su país, un etiquetado que proporciona información nutricional a través de un sistema basado en letras y colores, con el que se identifican los alimentos más saludables a fin de que los consumidores puedan tomar decisiones de compra que beneficien a su salud. Recordemos que Francia fue el primer país en introducir el etiquetado NutriScore, posteriormente, otros países también lo han introducido o tienen la intención de hacerlo, por ejemplo, Bélgica o España, entre otros. La ministra comenta que Alemania introducirá la etiqueta NutriScore, pero con carácter voluntario, algo que no ha gustado a organizaciones de consumidores como Foodwatch, ya que la experiencia demuestra que las iniciativas voluntarias no tienen el impacto esperado y no suelen funcionar. Recordemos que a principios de año, el Gobierno del país pedía a la industria alimentaria que redujese el contenido de azúcar, sal y grasas de sus productos, pero también de forma voluntaria, lo cierto es que el carácter voluntario en este tipo de medidas es una tónica habitual en los países de la Unión Europea.Como decíamos, la experiencia demuestra que el carácter voluntario no tiene el impacto esperado, en Francia se introdujo el etiquetado hace un par de años y sólo el 25% de los productos alimenticios lo llevan. Es necesario que se introduzca una norma de obligatoriedad a nivel comunitario que permita la implantación de la etiqueta en todos los países de la UE. Merece la pena recordar que este etiquetado funciona con una codificación con cinco colores y letras que van del rojo al verde en cinco niveles y cinco letras. El verde informa de la óptima calidad nutricional del producto, el rojo señala el abuso de grasas, sal o azúcares en los productos alimenticios, no siendo recomendable un consumo regular como parte de una dieta sana y equilibrada. Parece ser que la decisión de introducir el nuevo etiquetado, surge a raíz de los resultados de una encuesta realizada a los consumidores por el Instituto Forsa en nombre de varias organizaciones médicas, científicas y organizaciones de consumidores como Foodwatch, donde se mostraron a los usuarios diferentes formatos de etiquetas. Según los resultados, la mayoría de los encuestados estaba a favor de introducir el etiquetado NutriScore, sólo una minoría estaba a favor de un etiquetado denominado “Wegweiser Ernährung», que fue propuesto por instituto estatal Max Rubner y que no ofrecía la información a través de un sistema de colores, que resulta más sencillo de interpretar. Con el etiquetado, los consumidores lo tendrán un poco más fácil para identificar los alimentos más saludables, Foodwatch hubiera preferido obligatoriedad en la medida, pero explica que la normativa comunitaria no lo permite. Lo cierto es que cada país debería poder tomar decisiones a nivel nacional sobre estas cuestiones, que tome el gobierno alemán ejemplo de España, recordemos que la Ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social de nuestro país comentó que la etiqueta sería de uso obligatorio. Julia Klöckner ha explicado que se van a completar los pasos necesarios para introducir el etiquetado que, previsiblemente, entrará en vigor en abril del año que viene, aunque, quizá se produzca algún retraso que otro, como ya a ocurrido con otras medidas relacionadas con la alimentación y que implica el mayor conocimiento por parte de los consumidores. ¿Cuándo dejarán la UE y los gobiernos nacionales de hablar de normas voluntarias y pasar a la obligatoriedad? Esto es algo difícil, sobre todo sabiendo que la industria alimentaria mueve algunos hilos políticos ejerciendo presión y evitando que se adopten medidas que benefician a los consumidores, pero no a sus intereses. Podéis conocer más detalles de la noticia y de la encuesta que se realizó sobre el etiquetado a través de este artículo publicado en la página web de Foodwatch. Fuente: https://gastronomiaycia.republica.com/

Leer Más[...]

Diseño y hospedaje: Internetísimo.com